¿QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS?

¿QUÉ ES LA OSTEOPOROSIS?

También llamada “la enfermedad silente”, la Osteoporosis es una enfermedad del hueso que consiste en la pérdida de densidad ósea, y por lo tanto de su resistencia al stress; silente viene referido a que no suele dar sintomatología hasta que debuta con una fractura, frecuentemente vertebral o de cadera.

Esta dolencia puede aparecer por diferentes causas: la disminución de estrógenos en sangre (ya sea por la menopausia o por otras enfermedades que cursan con hipoestrogenismo), los tratamientos con corticoides, el tabaco, una nutrición deficiente…

El diagnóstico de aparición de la enfermedad y el control de su progresión y de la respuesta al tratamiento se hace principalmente a través de la Densitometría, prueba que mide la variación de masa ósea con el tiempo.

El examen de densidad ósea, también llamada absorciometría de rayos X de energía dual (DXA) o densitometría ósea, es una forma mejorada de tecnología de rayos X que se utiliza para medir la pérdida ósea. DXA es el estándar actual establecido para medir la densidad mineral ósea (BMD, por sus siglas en inglés).

La densitometría ósea es un examen médico no invasivo que ayuda a los médicos a diagnosticar y tratar las condiciones médicas. La toma de imágenes con rayos X supone la exposición de una parte del cuerpo a una pequeña dosis de radiación ionizante para producir imágenes del interior del cuerpo. Los rayos X son la forma más antigua y de uso más frecuente para producir imágenes médicas.

Por lo general, la DXA se realiza en las caderas y la zona inferior de la columna vertebral. La osteoporosis incluye una pérdida gradual de calcio, así como cambios estructurales, provocando que los huesos pierdan grosor, se vuelvan más frágiles y con mayor probabilidad de quebrarse.El examen de DXA también puede evaluar un riesgo que tiene una persona para desarrollar fracturas. El riesgo de sufrir fracturas se ve afectado por la edad, el peso corporal, los antecedentes de una fractura anterior, antecedentes familiares de fracturas osteoporóticas y cuestiones relativas al estilo de vida tales como fumar cigarrillos y consumir alcohol en exceso. Se consideran estos factores a la hora de decidir si un paciente necesita tratamiento.

Respecto al tratamiento, resaltar que en los estadíos iniciales de pérdida de masa ósea, lo que denominamos “Osteopenia”, suele ser suficiente una alimentación rica en calcio y vitamina D, junto al ejercicio físico de intensidad moderada. En casos de Osteoporosis franca, o de Osteopenias avanzadas o sobreañadidas a factores de riesgo de fractura, ya es necesario un tratamiento específico, con el cual se intenta no sólo frenar la pérdida de masa ósea, sino recuperarla y así disminuir el riesgo de fractura.

Comparte

Dejar una opinión