Métodos anticonceptivos

Métodos anticonceptivos

publicado en: Ginecología | 0

La elección de un método anticonceptivo, que a priori parece fácil, debe comportar un estudio detallado de la paciente; siempre contando con sus preferencias, se debe valorar la elegibilidad o no del método, y facilitar una explicación detallada de ventajas y desventajas (efectos secudarios, reacciones adversas…). En este artículo abordaremos cómo se plantea la toma de decisiones respecto a anticoncepción en la consulta.

Tras historiar a la paciente y descartar determinadas patologías, se valora para qué método cualifica dicha paciente. De entre aquellos disponibles, se procede a elegir aquel que suponga menor cantidad de efectos secundarios, y por último, pero no menos importante, se decide la posología. El cómo se utilice un método anticonceptivo supondrá una mayor o menor tasa de embarazos no deseados, por lo que facilitar una posología que no dependa activamente de la paciente supondrá una mayor seguridad, y sobre todo comodidad. En este sentido, las alternativas a la toma diaria de pastillas son los DIUs (de cobre o progesterona), los parches cutáneos, el anillo vaginal, y el implante subcutáneo de progesterona.

De los métodos citados, parches y anillo (ambos conteniendo estrógenos y progesterona, al igual que las pastillas clásicas) requieren un recambio semanal o cada 21 días. Las presentaciones más «cómodas» para las pacientes, son los DIUs de cobre o progesterona, que según el tipo se recambia cada 3 a 5 años, y el implante subcutáneo (también de progesterona) de 3 años de duración.

Los DIUs hormonales y el implante subcutáneo, además de compartir una larga duración independiente de la acción de la paciente, comparten una ventaja respecto al resto de métodos hormonales: no contienen estrógenos, responsables de una gran parte de los efectos nocivos en anticoncepción (existe una “minipíldora” que contiene sólo progesterona, pero requiere toma diaria). Como efecto secundario, producen un patrón menstrual «a menos»: según pacientes, la regla disminuye en cantidad, se presenta como un manchado, o incluso puede llegar a desaparecer (lo  cual es un efecto buscado a propósito en pacientes con reglas abundantes).

En resumen, se debe individualizar el tratamiento para cada usuaria de anticoncepción, atendiendo a criterios de salud principalmente, para después elegir la posología que más se adapte al perfil de dicha usuaria.

Comparte

Dejar una opinión