Incontinencia urinaria: un problema que tiene solución

Incontinencia urinaria: un problema que tiene solución

¿Qué es la incontinencia urinaria de esfuerzo?
Es una afección en la que se produce una pérdida accidental de orina durante determinadas actividades físicas como estornudar, toser, reír, levantar peso o hacer ejercicio. Esta afección es debida al debilitamiento del suelo pélvico.

¿Que es el suelo pélvico?

Es un conjunto de músculos que sostienen la parte baja del abdomen. Sobre estos músculos con forma de arco se apoyan la vejiga, el útero y el recto. Los músculos del suelo pélvico, además de su función de apoyo y protección, son atravesados por los conductos de salida de dichos órganos, por eso es muy necesario que esta musculatura esté fuerte y en buen estado para que la vejiga funcione correctamente.

¿Porqué se debilita el suelo pélvico?

Existen varias causas que favorecen el debilitamiento pélvico, pero las más comunes son:

Embarazo y parto

Es la causa principal de la mayoría de los casos de incontinencia urinaria. El peso y el tamaño del feto, ejercen presion sobre el abdomen, fundamentalmente en las últimas semanas de gestación, provocando distensión en los músculos. Asimismo, debido al parto y a la posible episiotomia, se produce un daño, que puede aparecer en el postparto o años después.

Es importante recalcar que a pesar de que el embarazo y el parto es uno de los factores prioritarios en la manifestación de la IUE, ésta aparece igualmente en mujeres que no tienen descendencia.

Postparto

El deseo de las madres de una rápida recuperación de sus abdominales y de su figura en general, hace que se sometan a tablas de ejercicios, sobre todo abdominales, que son totalmente perjudiciales debido a la presión que se ejerce sobre la musculatura pélvica. En el postparto es fundamental fortalecer en primer lugar el suelo pélvico, antes de cualquier ejercicio intenso, gimnasia, levantamiento de peso, etc…

Actividades deportivas de alto impacto

La práctica de algunos deportes como el running, montar a caballo, step, aerobic…. que implican saltos e impactos con el suelo de forma repetida, producen una presión intrabdominal que afecta negativamente al suelo pélvico. Por este motivo, dos de cada seis mujeres jóvenes con y sin hijos que practican estas actividades de forma continua y con intensos entrenamientos, están afectadas.

Menopausia y envejecimiento

El descenso hormonal de estrógenos y el paso de los años en general, produce el debilitamiento natural de los músculos.

Herencia genética

Existen muchas mujeres (dos de cada diez) que poseen un suelo pélvico débil por herencia y por tanto en estas mujeres, la prevención y el cuidado de sus músculos es muy importante debido a que puede verse aumentado el problema posteriormente con un embarazo, etc…

Intervenciones y cirugía oncológica

El haberse sometido a una cirugía ginecológica, puede dar lugar tras un tiempo a la aparición de la incontinencia urinaria. Es el caso por ejemplo de la histerectomía.

Hábitos

Hay ciertos comportamientos cotidianos, que sin saberlo, perjudican nuestros músculos. Es importante que sean corregidos y trasmitidos de madres a hijas para una buena salud pélvica. Destacamos:

  • El uso de prendas ajustadas.
  • Retener mucho tiempo la orina.
  • Ejercer fuerza en el vaciado de la vejiga al orinar.
  • Problemas de irregularidad intestinal: el estreñimiento.

¡¡¡Comienza ya la recuperación de tu suelo pélvico!!!

La debilidad del suelo pélvico, debe ser comunicada a tu médico en cuanto aparezca cualquier síntoma, y comenzar un tratamiento de recuperación muscular lo antes posible, ya que a corto plazo, la recuperación de los músculos es más satisfactoria y se consigue antes.

Si este problema se deja evolucionar, puede llevarte a sufrir trastornos más graves como son los prolapsos y la disfunción sexual.

  • Los prolapsos son descensos físicos que puedes sufrir el útero, la vejiga (cistocele) y el recto (rectocele) y que necesita, en la mayoría de los casos, de una intervención quirurgica con su correspondiente postoperatorio para su curación.
  • La disfunción sexual que se puede padecer por la falta de tonicidad de los músculos supone, una disminución de la sensibilidad sexual, disminución de la intensidad de los orgasmos o desaparición de los mismos, y posible aparición de molestias y dolores durante el coito.
  • También es muy común que pacientes con este tipo de patología sufran periódicamente episodios de infección de orina.

Tratamientos. ¡¡¡Recuperate!!!

Antiguamente, la única solución que se le planteaba a la mujer ante esta situación, era la intervención quirúrgica. En muchas ocasiones la mujer se resignaba a vivir con esta afección, con menor calidad de vida y con el impacto emocional que conllevaba, pérdida de autoestima, supresión de relaciones sexuales y aislamiento social generalizado.

Hoy en día, el primer tratamiento que se aconseja para paliar la debilidad muscular y la consiguiente aparición de pérdidas de orina, el la recuperación de suelo pélvico, mediante fisioterapia.

Existen diversas terápias:

  • Electroestimulación: Consiste en la estimulación de los músculos mediante una corriente eléctrica de baja intensidad. Es una gimnasia pasiva que solo se puede recibir en centros especializados.
  • Ejercicios de suelo pélvico o de Kegel: Son una serie de ejercicios rutinarios que favorecen la recuperación, pero que a su vez poseen una serie de desventajas como la dificultad de realizar correctamente los ejercicios, la lentitud con que aparece la mejoria y la falta de motivación de la paciente debido a que carece de método alguno para evaluar su progreso.

En Policlínico Valencia disponemos de todos los profesionales necesarios para que te ayuden con esta patología.

En un primer momento nuestros ginecólogos te orientaran, indicándote el estado exacto en que te encuentras. Si estás en un estado inicial de IUE disponemos de una fisioterapeuta diplomada especializada en rehabilitación de suelo pelvico, Dña.  Rosavel Palau Casaña. En nuestro centro de Fisio&Bienestar Policlnico Valencia disponemos de electroterapia especifica para el suelo pélvico.

Y si es necesario recurrir a  una intervención, ya sabes que nuestros ginecólogos siempre están a la última en estas técnicas quirúrgicas.

No te quedes con la duda. Consulta a tu ginecólogo. Si tienes un problema, te ayudaremos a buscar una solución.

Fuente:

http://www.ladysystem.com.mx/que-es-la-incontinencia-urinaria.html

Comparte

Dejar una opinión