D.I.U. MIRENA®: todo lo que debes saber.

D.I.U. MIRENA®: todo lo que debes saber.

El dispositivo intrauterino Mirena es una estructura pequeña en forma de T fabricada en plástico blando y flexible. La estructura en T mide unos 3 cm de largo y 3 cm de ancho. El brazo vertical está rodeado por un depósito estrecho con forma cilíndrica que contiene levonorgestrel, un progestágeno(hormona). El depósito libera una dosis diaria muy baja de la hormona en el útero, donde ejerce su efecto anticonceptivo. En la sangre se encuentra solo cantidades muy pequeñas de la hormona.

El sistema intrauterino tiene dos hilos de retiro que van desde la parte inferior de la estructura en T hasta la parte superior de la vagina.

Funcionamiento del D.I.U. Mirena

El sistema intrauterino tiene varios efectos en el cuerpo, que juntos crean una opción anticonceptiva muy eficaz. Levonorgestrel, el principio activo que se libera del cilindro del sistema intrauterino, provoca un engrosamiento del moco cervical (el líquido segregado por las glándulas del cuello uterino), dificultando así el paso del semen por el canal del parto. Además, evita el aumento del grosor del revestimiento del útero y en algunas mujeres la ovulación (liberación del óvulo).

Levonorgestrel, la hormona de progestágeno que contiene el sistema intrauterino, se libera en una dosis baja. El sistema intrauterino es el único anticonceptivo hormonal a largo plazo que tiene un efecto anticonceptivo principalmente local en el útero. Por lo tanto, los niveles de hormonas en el torrente circulatorio son bajos, lo que podría ayudar a reducir el riesgo de efectos secundarios hormonales. Todos las demás opciones anticonceptivas hormonales de acción prolongada producen efectos anticonceptivas después de la captación de la hormona en el torrente circulatorio, lo que significa que la concentración hormonal es parecida por todo el cuerpo.

Aunque el sistema intrauterino empiece a funcionar en cuanto se pone, se recomienda esperar unas 24 horas antes de tener relaciones sexuales para dar un descanso al cuerpo.

Antes de colocar el Mirena

Antes de colocar el sistema intrauterino en el útero, el profesional de la salud realizará una serie de chequeos médicos. Incluirán un frotis cervical (citología vaginal), un examen mamario y otras pruebas, como por ejemplo, de infecciones, incluyendo enfermedades de transmisión sexual, según sea necesario. Se deberá lleva a cabo una exploración ginecológica para determinar la posición y el tamaño del útero.

El uso del sistema intrauterino no es adecuado como anticonceptivo poscoital (es decir, después de mantener relaciones sexuales sin protección).

Colocación del sistema intrauterino

El sistema intrauterino lo coloca un profesional de la salud debidamente capacitado para ello. Se trata de un procedimiento que normalmente lleva solo unos minutos después de realizar el examen pélvico. En la mayoría de las mujeres, el procedimiento de colocación causa solo unas pequeñas molestias. Sin embargo, puede hablar de antemano con su médico para saber si en su caso sería adecuado algún tipo de medida para controlar el dolor.

SIU_diagrama_322

El sistema intrauterino se puede poner en un plazo de siete días desde el inicio de la regla. También se puede poner inmediatamente después de un aborto, siempre y cuando no haya infecciones genitales. Se debe colocar solo después de que el útero haya recuperado su tamaño normal tras un parto, y no antes de las 6 semanas posteriores a dar a luz. El sistema intrauterino puede ser reemplazado por un nuevo sistema en cualquier momento del ciclo.

Cuando el sistema intrauterino se utiliza para proteger el revestimiento del útero en las mujeres que reciben tratamiento con estrógenos, se puede colocar en cualquier momento en mujeres con amenorrea (mujeres que no tienen la regla mensualmente), o durante los últimos días de la menstruación.

Comprobaciones después de colocar el sistema intrauterino

Deben hacerle un chequeo inicial de 4 a 12 semanas después de la colocación. Los chequeos posteriores deben realizarse al menos una vez al año. Debe ponerse en contacto con su profesional de la salud si se da alguno de los siguientes casos:

  • deja de notar los hilos en la vagina
  • puede tocar el extremo inferior del sistema intrauterino
  • cree que puede estar embarazada
  • tiene dolor abdominal persistente, fiebre o secreciones inusuales de la vagina
  • usted o su pareja sienten dolor o molestias durante las relaciones sexuales
  • se producen cambios repentinos en sus períodos menstruales (por ejemplo: si no tienen sangrado menstrual o es escasa y luego empieza a sangrar o tener dolores persistentes, o comienza a sangrar abundantemente)
  • tiene otros problemas médicos, como cefaleas migrañosas o dolores de cabeza intensos recurrentes, problemas repentinos con la visión, ictericia o tensión arterial alta

Al cabo de 5 años hay que retirar el sistema intrauterino. Si quiere ponerse un sistema intrauterino nuevo, el profesional de la salud puede retirarle el sistema intrauterino y ponerle inmediatamente uno nuevo durante la misma visita.

Retiro del sistema intrauterino

El sistema intrauterino debe ser retirado por un profesional de la salud que cuente con la formación debida, y lo hará tirando de los hilos de retiro. El retiro suele ser un procedimiento indoloro. La fertilidad vuelve a ser la normal inmediatamente después de retirarlo.

Si no quiere quedarse embarazada, se debe retirar durante la menstruación en el caso de las mujeres en edad fértil, siempre y cuando parezca haber un ciclo menstrual. Si el sistema se retira a mitad de ciclo y se tienen relaciones sexuales en un plazo de una semana, se corre el riesgo de embarazo no planeado, a no ser que se coloque un nuevo sistema inmediatamente después del retiro.

Eficacia del sistema intrauterino (en la prevención de embarazos no planeados)

El sistema intrauterino puede ofrecerle protección anticonceptiva hasta por 5 años. Las tasas de embarazos con este tipo de anticonceptivo son muy bajas. Solo alrededor de 2 de cada mil mujeres tienen un embarazo no planeado mientras lo usan en el primer año. Al usar el sistema intrauterino, cuya colocación dura hasta 5 años, no se producen embarazos no planeados por no acordarse de usar o tomar un anticonceptivo.

Como referencia, las mujeres que dependen de que su pareja utilice preservativos suelen tener una tasa de embarazos de hasta 180 por cada mil mujeres al año (y de solo 20 por cada mil si se usa a la perfección)

Como sucede con otros anticonceptivos de acción prolongada, el sistema intrauterino ofrece la ventaja de ser un anticonceptivo en el que no hay que pensar y que no estropea la espontaneidad del sexo.

Debe indicar a su médico si está tomando o ha tomado recientemente algún otro medicamento, incluidos los que se obtienen sin receta. Sin embargo, como el mecanismo de acción del sistema intrauterino es principalmente local, no se cree que tomar otros medicamentos sea muy importante para la efectividad anticonceptiva del sistema intrauterino.

Vuelta a la fertilidad después de usar el sistema intrauterino

No se producen efectos en la fertilidad y, en cuanto se retira el sistema intrauterino, se recupera la fertilidad que se tenía antes de colocarlo.

Uso del sistema intrauterino durante la lactancia

El sistema intrauterino se puede colocar después de que el útero haya recuperado su tamaño normal, pero lo más pronto posible son seis semanas después de dar a luz. Entonces, es seguro amamantar, ya que no se han observado efectos negativos en el desarrollo o crecimiento de los bebés.

El sistema intrauterino y el sangrado menstrual abundante

Las menstruaciones abundantes pueden ser un problema grave que haga considerar una intervención quirúrgica ginecológica, como podría ser una histerectomía (extracción del útero) o una operación del revestimiento del útero (el endometrio) si el tratamiento farmacológico no funciona. No obstante, hay un tipo de anticonceptivo de acción prolongada (el sistema intrauterino) que se recomienda como tratamiento para mujeres que tienen períodos abundantes, ya que se ha demostrado médicamente que reduce significativamente el sangrado además de ofrecer una protección anticonceptiva eficaz.

Se produce una reducción significativamente en la pérdida sanguínea menstrual (79 %-98 %) después de 3 a 6 meses de tratamiento. El primer par de meses se caracteriza por un aumento en el número total de días de sangrado (días combinados de manchado menstrual e intermenstrual)(15-21), aunque la cantidad de sangre que se pierde disminuye bastante pronto después de poner el sistema intrauterino.

Si no se produce una disminución significativa en la pérdida sanguínea después de 3 a 6 meses, se deben considerar tratamientos alternativos para el sangrado menstrual abundante (farmacéuticos o quirúrgicos).

El sistema intrauterino y el tratamiento con estrógenos

El inicio de la menopausia señala el declive de la capacidad reproductiva, y puede que se experimenten sofocos y otros síntomas. Su médico podría recomendarle usar un tratamiento de sustitución hormonal (TH) para compensar la pérdida de producción de estrógenos de su cuerpo. Eso no significa necesariamente que deje de ser necesaria la anticoncepción. El tratamiento de sustitución hormonal (TH) para los síntomas menopáusicos no ofrece protección anticonceptiva. Si necesita TH, puede utilizar el sistema intrauterino junto con el tratamiento de sustitución con solo estrógenos (TSE). Esta combinación ofrece al mismo tiempo anticoncepción y TH. El sistema intrauterino protege al revestimiento del útero (el endometrio) de una enfermedad conocida como hiperplasia, que es un engrosamiento anormal que puede ser provocado por el TSE.

Las mujeres que se han sometido a histerectomía (extracción quirúrgica del útero), pueden tomar el TSE solo para tratar sus síntomas menopáusicos. Las mujeres que optan por el TH que no se han sometido a esta intervención pueden usar el sistema intrauterino, junto con el TSE, para disponer del componente de progestágeno del TH hasta por cinco años. El componente de estrógeno se puede elegir de entre una serie de opciones disponibles, que incluyen píldoras, parches, cremas y geles.

Las mujeres que utilizan el sistema intrauterino junto con el TSE puede que tengan cierto manchado (una cantidad pequeña de pérdida sanguínea) y sangrado irregular durante los primeros meses después de la colocación. Este sangrado disminuirá paulatinamente y al final puede que no tenga ni sangrado ni manchado en absoluto.

Efectos secundarios del sistema intrauterino

Cambios en sus menstruaciones

Es probable que más de 10 de cada 100 mujeres experimenten cambios en sus menstruaciones después de ponerles el sistema intrauterino.

El sistema intrauterino puede afectar a las menstruaciones de diversos modos. Puede que experimente manchado (una cantidad pequeña de pérdida sanguínea) y que la duración de las reglas y la cantidad de sangre perdida cambie. En general, se producirá una disminución del número de días de sangrado y de la cantidad de sangre perdida cada mes. Algunas mujeres verán que finalmente dejarán de tener la regla por completo. Cuando el sistema intrauterino se retira, las menstruaciones se normalizan.

Para ver una lista completa de los efectos secundarios, incluidos los poco frecuentes y los raros, así como información sobre aspectos concretos que pueden ser motivos de preocupación, vaya a la página efectos secundarios: Sistema intrauterino (SIU).

Y como siempre para más información acuda a su ginecólogo, que le podrá recomendar el mejor sistema anticonceptivo según sus circunstancias personales.

Fuente:

http://www.mirena.com/es/publico/gama_y_opciones_anticonceptivas/anticonceptivo_sistema_intrauterino_siu/index.php

http://policlinicovalencia.es/documentos/folleto_USUARIAS%2017×12.%20Definitivo%20Imprenta.pdf

 

Comparte

Dejar una opinión