¿Por qué realizarnos la autoexploración mamaria?

¿Por qué realizarnos la autoexploración mamaria?

Según la sociedad española de Oncología Médica (SEOM), la incidencia del cáncer de mama, número de casos nuevos de cáncer que aparecen en un año, va a incrementarse debido al crecimiento y al envejecimiento de la población. Ahí la importancia de realizar una detección precoz de este tipo de cáncer.

Actualmente contamos con tres pruebas para detectar lo antes posible cualquier anomalía:

Autoexploración de mamas

Revisión médica por parte del ginecólogo

Mamografía

En este caso voy a hablar sobre la autoexploración de mama:

Seguramente todos/as nos hemos planteado las siguientes cuestiones:

¿Por qué hacerlo? ¿Cuándo sería aconsejable hacerlo?¿Cómo autoexplorarme? ¿A qué debo prestar especial atención? ¿Lo estaré haciendo bien?

Mi intención es poder aclarar todas esas preguntas que nos hacemos la mayoría.

  • Por qué realizarla

Lo que pretendemos con inculcar esta práctica es detectar posibles cambios en las mamas como pueden ser notar algún bulto en el pecho, en la axila, cambios en el pezón, tamaño del pecho, hinchazón…

Por supuesto esta práctica no sólo va dirigida a mujeres sino también a los hombres, puesto que los casos de cáncer de mama en hombre va en aumento.

  • Cuándo realizarla

Deberíamos hacerlo un hábito en nuestra vida diaria; empezar desde jóvenes y por supuesto no olvidar realizarla durante el embarazo o tras la menopausia.

Para no olvidar realizarlo es recomendable elegir un día del mes. En el caso de las mujeres después de la menstruación y así evitamos las molestias propias del ciclo.

  • Cómo realizarla

Este proceso dura pocos minutos

  1. Nos colocamos desnudos/as de cintura para arriba de pie delante del espejo con los brazos a lo largo del cuerpo.

Observamos que:

  • Ambos pechos tienen aproximadamente el mismo tamaño.
  • La piel es lisa, no tiene zonas rugosas o un color distinto.
  • El contorno del pecho(borde inferior) es regular.
  • Los pezones presentan un aspecto normal es decir no hay retracción ohundimiento de algún pezón o si presentan alguna lesión.

A continuación levantamos los brazos y observamos las mismas características anteriores.

Unimos las palmas de las manos frente a nosotros y ejercemos presión de forma que notemos tensarse los músculos. Observamos de nuevo.

  1. Nos tumbamos en la cama y exploramos cada mama de forma individualizada; empezamos por una y después continuamos con la otra.

Es importante palpar la mama siguiendo un patrón circular, dividiéndola por cuadrantes de forma  que la exploremos en su totalidad.

Palpamos suavemente por todos los cuadrantes en busca cualquier bulto que pueda aparecer y después realizamos una presión algo mayor para explorar planos más profundos.

  1. Palpar ambas axilas. Descartar ganglios inflamados, bultos extraños…
  2. Y por último, apretar ligeramente el pezón entre los dedos para comprobar que no haya secreciones.

 

La exploración de mama va ligada a cualquier revisión ginecológica. Tu ginecólogo siempre  hará una palpación de las mamas en tus revisiones. Algo tan sencillo como hacernos esta revisión nos ayuda a prevenir y detectar  el cáncer de mama en un estadio temprano pudiendo tratarse con mejores resultados.

Comparte

Dejar una opinión