Climaterio: tu camino hacia la menopausia.

Climaterio: tu camino hacia la menopausia.

¿Qué es el climaterio? ¿Y la menopausia?

El climaterio es un periodo de transición que se prolonga durante años, antes y después de la menopausia, como consecuencia del agotamiento ovárico, asociado a una disminución en la producción de estrógenos y que pierde con los años la capacidad para producir hormonas, folículos y ovocitos. En la mujer, se suele confundir con menopausia, que es la última menstruación.

Durante el climaterio finaliza la cadena de procesos que, desde el mes siguiente a la pubertad, han preparado a la mujer para el embarazo. Hacia el comienzo del climaterio ya se han utilizado todos los folículos ováricos y no se producen las hormonas que regulan el ciclo mensual. En muchos casos, se prolonga cada vez más el ciclo menstrual.

El ovario tiene una doble función: hormonal y reproductora. En su función hormonal segrega varias hormonas, las más importantes son estrógenos y progesterona.
Los síntomas de la menopausia aparecen, fundamentalmente por la falta de estrógenos.
Los estrógenos intervienen en el correcto funcionamiento de diversos órganos y sistemas de nuestro organismo: genitales, hueso, mamas, estados de ánimo, tono vital en general, sistema nervioso central, sistema cardiovascular, piel, etc.

¿Qué debes entender por menopausia?

Consideramos que estás en menopausia cuando te quedas sin menstruaciones más de un año y tienes síntomas como sofocos, insomnio, etc y todo ello en ausencia de otros motivos que lo justifiquen.
Cuando el ovario no funciona lo denominamos fallo ovárico. Puede ser transitorio o definitivo. Cuando el fallo ovárico es definitivo lo llamamos menopausia.
¿Es importante la edad? Sí, no es lo mismo tener más de 40 años o menos. Cuando te quedas sin regla de forma definitiva y tienes menos de 40 años, lo denominamos menopausia precoz. Este problema solemos corregirlo aportándote hormonas.
Entrar en menopausia si tienes más de 40 años lo consideramos como normal.
¿Pero cuál es la edad más frecuente para pasar al estado de menopausia?. Lo más frecuente es que los ovarios se agoten en torno a los 50-52. Pero puede variar según la genética de cada mujer, su raza o zona geográfica.

 

¿Cómo puedo saber si estoy cerca de la menopausia?

En algunas ocasiones, en la consulta, me preguntáis “¿tengo 42 años estoy cerca de la menopausia?”.
Conforme el ovario va desgastándose y hacia los 40-42 años el ovario pierde su capacidad reproductora. Es el primer síntoma.
A partir de esa edad, aparecen también los primeros síntomas de agotamiento de la capacidad hormonal de ovario. Los ciclos ya no son de 28 días como a los 25 años. Tus ciclos se acortan e se vuelven irregulares. Entre los 40 y 50 años son frecuentes los trastornos de la menstruación, mayor sequedad vaginal y algunos sofocos aislados. Es el indicativo de que también la capacidad hormonal va terminándose.
No existe un estudio hormonal que con exactitud nos indique los años que faltan para la menopausia. Existen análisis de sangre (determinación FSH y hormona antimullerina HAM), que nos pueden orientar sobre cómo está funcionando el ovario en ese momento. Por tanto, no tiene sentido hacerse un estudio hormonal, por ejemplo con 44 años, para saber cuántos años te quedan para entrar en menopausia.
La menopausia es un estado natural en el que la mujer vive durante una tercera parte de su vida. Lo ideal es vivirlo con actitud positiva y, para ello, se pueden mejorar ciertos aspectos sencillos de tu día a día, y obtener una mejor calidad de vida.

 

los-mejores-alimentos-contra-los-sintomas-de-la-menopausia-1

 

¿Cuáles son los síntomas de la menopausia?

Los síntomas de la menopausia no son iguales en todas las mujeres ni con igual intensidad. Algunas mujeres se quedan sin regla y nada más. No es lo más frecuente.
Tampoco los síntomas se inician de forma aguda, es un proceso y como tal los síntomas van apareciendo de forma progresiva, incluso unos años antes del cese de las menstruaciones.
Te comento los más importantes, pero varían enormemente de una mujer a otra…
Ausencia de menstruación:
Este es el síntoma más conocido. Pero, te insisto que es en mujeres que conservan el útero. Si por cualquier razón (miomas, etc.) te quitamos el útero pero conservas los ovarios, puedes no tener regla y no estar en menopausia. En estos casos entrarás en menopausia cuando tus ovarios dejen de funcionar. Para ello, el resto de los síntomas te marcará el momento de la transición al estado de menopausia.
Sofocos:
Los sofocos o bochornos son tan característicos como molestos. De forma súbita notas una oleada de calor intenso que afecta sobre todo a la parte superior de cuerpo, cuello y cabeza, con enrojecimiento y aumento brusco de la sudoración. Esta oleada tan característica puede durar desde segundos hasta dos minutos.
Es frecuente que te den varios episodios en un día.
Es normal que unos años antes del cese de las menstruación tengas algún sofoco esporádico y te duren hasta 2-4 años (de media) tras el la menopausia.
Insomnio:
Es frecuente dormir mal en estos primeros meses del inicio de la menopausia. A ello contribuyen los sofocos nocturnos que te despiertan sudando y a veces con sanción de calor y escalofríos.
Palpitaciones:
Son otros síntomas frecuente, que no debes de confundir con problemas cardíacos. Pueden o no coincidir con los sofocos.
Sequedad vaginal:
La mucosa urogenital se mantiene con buen trofismo gracias a las hormonas femeninas. Tras el cese del funcionamiento del ovario, la falta de estrógenos acelera el deterioro progresivo propio del envejecimiento natural.
Se traducen en sequedad, ausencia de flujo vaginal, molestias en las relaciones sexuales, molestias urinarias e infecciones más frecuentes, etc.
La piel y mucosa de los genitales externos y vagina se adelgaza y pierde su elasticidad.
Sudoraciones:
Junto a los sofocos, el aumento brusco de la sudoración de forma generalizada es muy característico y molesto. De noche te despierta con frecuencia.
Cambios en la piel:
La piel adelgaza, pierde colágeno de forma acelerada y elasticidad, y aparecen arrugas y manchas en la piel.
Cefaleas.
Cambios en el pelo.
El pelo se debilita y se cae. Por el contrario puede aparecer más vello en sitios no deseados.
Vértigos.
Cambios de humor:
Tendencia al mal humor, tristeza o depresión o más tendencia al llanto fácil. Son múltiples los cambios y pueden afectar de diferente forma a cada mujer.
Se unen falta de deseo sexual.
Dificultad transitoria para la atención, incluso pérdidas de memoria.
Alteraciones del sistema cardiovascular:
Todos los cambios hormonales aumentan tu riesgo de infarto tras la menopausia.
Osteoporosis:
Este es uno de los efectos más graves y característicos de la menopausia.
Los estrógenos favorecen que el hueso esté bien calcificado y resistente. Tras la menopausia, los huesos se descalcifican de forma acelerada, resultando en huesos frágiles que se fracturan con facilidad.
Cambios metabólicos:
Es frecuente que disminuya tu metabolismo y, por tanto, el gasto de calorías diarias. Ello se traduce en un aumento de peso de unos cuantos kg.
Si tienes entre 45 y 55 años y notas ciertos cambios en tu organismo como los que te he comentado, tal vez puedan explicarse como la entrada en la etapa natural de la menopausia.

 

menopausia_21
Nuestro consejo es:
• Haz ejercicio diario y toma una actitud positiva y de aceptación.
• Mejora tu dieta, aumentando los vegetales, lácteos y productos ricos en calcio. Usa una dieta baja en calorías, pues al bajar tu metabolismo necesitas comer menos.
• Evita el tabaco y el alcohol
• Aumenta o mantén una vida sexual activa.
• Consulta con tu ginecólogo otras opciones, si lo anterior es insuficiente.
La menopausia es una parte más de nuestra vida. Entre todos tenemos que aprender a disfrutarla. Si necesitas ayuda, ya sabes que en nuestro centro disponemos de un equipo multidisciplinar de ginecólogos, endocrino, psicólogas, vasculares, urólogo, etc…

No la sufras, disfruta!!!

Comparte

Una respuesta

  1. Lucia Moreno

    Gracias por este artículo.
    Es importante tener información!!

Dejar una opinión